Unete a solomorelia.com
Comida Rápida
Servicio a domicilio



Palacio Clavijero




Dirección: Valentin Gomez Farias

 

 

Descripción

 

La Compañía de Jesús se consolidó en el último tercio del siglo XVI por iniciativa de Ignacio de Loyola. La institución recibió la aprobación en 1594 y se dedicó a la labor misional y a educar varones. Los jesuitas llegaron a la Nueva España en 1572 y dos años después se establecieron en Pátzcuaro.

Con el traslado de los poderes civiles y religiosos a Valladolid en 1578, el cabildo eclesiástico solicitó el traslado de este colegio, el cual inició sus actividades ese mismo año, ocupando temporalmente la dirección del colegio de San Nicolás. En 1580 tomaron posesión de los terrenos que actualmente ocupa el palacio, acondicionando en este sitio instalaciones precarias. El terreno otorgado a los jesuitas tiene las características propias de las fundaciones religiosas: ubicación estratégica del predio en una esquina y muy cercano a la catedral.

La fundación jesuita de Valladolid fue muy improvisada y durante largo tiempo quedó a expensas de las rentas de Pátzcuaro, sufriendo en sus inicios la carencia económica debido a la competencia de las otras órdenes establecidas con anterioridad. Más tarde adquirieron numerosos bienes a través de donaciones y su actividad económica se basó en las transacciones y ventas de haciendas y propiedades, así como en la crianza de ganado en las haciendas.

A fines del siglo XVI funcionaba una escuela para enseñanza doctrinal y de lectura y escritura para niños españoles, a la que acudía también la población indígena. Posteriormente se consolidó un seminario para la formación espiritual e intelectual de los colegiales. La información histórica señala que en su inicio el colegio sustentaba entre seis y doce padres y sus actividades fundamentales –además de la enseñanza- fueron la predicación y la asistencia al confesionario.

La construcción de este conjunto se inició con la edificación del templo y tiempo después del seminario. De hecho, el templo quedó prácticamente concluido en el siglo XVII y estaba más al servicio de los religiosos que de la comunidad cristiana de la ciudad.

Su fachada principal al oriente es muestra de un barroco sobrio que conjuga pilastras dóricas estriadas con un imafronte que luce una ornamentación orgánica de poco relieve.

Hoy el templo ha cambiado su uso original a biblioteca pública, dependiente de la Universidad Nicolaíta y en su interior se conservan volúmenes que formaron parte de los acervos del convento franciscano de San Buenaventura, del propio Colegio Seminario y de la colección del estudioso y pintor michoacano Mariano de Jesús Torres.

En el claustro se advierten dos etapas que son perceptibles en la fachada por la forma de sus ventanas. También es importante observar el sistema constructivo que en la planta baja se desarrolló con un sistema de bóvedas y en la planta alta con una viguería. La estructura que delimita el patio logra su unidad decorativa con el uso del barroco tablereado, similar al de la Catedral.

El claustro actualmente alberga las oficinas de la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado de Michoacán, y recibe la denominación popular de Palacio Clavijero, en honor al religioso del mismo nombre que impartió cátedra en este sitio.

Formando parte del conjunto se encuentra la excapilla de monjas teresas, ubicada sobre la calle santiago tapia y que en la actualidad funge como el teatro José Rubén Romero, se puede llegar a él mediante la escalinata que fue construida cuando se cambió el uso del inmueble.


Compartir

 

 

Galería